Consejo Nacional de Investigaciones
Científicas y Técnicas
23/11/2017

TUCUMÁN ES SEDE DEL 4° TALLER NACIONAL DE CHILTO
Share on Google+ Share
El encuentro, que reúne a técnicos, huerteros, promotores, productores y estudiantes, se propone congregar a los referentes de la región en esta temática para dar a conocer los últimos avances y generar vínculos de trabajo conjunto.




wowslider.net by WOWSlider.com v8.5

En Famaillá, más específicamente en la sede del INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria) de esa ciudad, se está desarrollando de 9 a 18 horas, el 4° Taller Nacional de Chilto: “Estado del conocimiento y perspectivas de desarrollo de su cultivo en Tucumán y la región de las yungas”.

La actividad es posible gracias a un esfuerzo mancomunado entre el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación y el Ministerio de Agroindustria de la provincia, el INTA, el CONICET, y otras instituciones afines, además de la participación e interacción de productores independientes.
 
El objetivo primordial es aunar a los actores de la región en relación a las recientes novedades sobre el fruto: las investigaciones; el uso sustentable; la actividad comercial y los aspectos productivos del “tomate de árbol”. Además, la jornada se propone interrelacionarlos; nuclear a los productores, investigadores, técnicos, estudiantes y gastronómicos de la provincia para que inicien y potencien articulaciones.
 
Del mismo modo, el taller tiene como finalidad la “puesta en valor” del ecosistema Yungas, a través del enriquecimiento, el conocimiento y crecimiento del Chilto, debido a sus diversas potencialidades, hasta hoy poco conocidas.
 
El Ing. Agrónomo Juan Pablo Moro, precursor e impulsor desde 2013 con esta actividad, destaca la significancia de compartir otro taller nacional del fruto. Además, expresa que se viene avanzando en esta área, ya que está teniendo mucha mayor difusión en todo el país”.
 
Hay que tener en cuenta que en este proceso interactúan varias patas que juegan roles diferentes, pero necesarios. Primero, el productor agrónomo, que debe interiorizarse sobre las capacidades, las propiedades y potencialidades de cultivar este y otros frutos silvestres. Segundo, la faz investigativa, a través del Sistema científico tecnológico que proporciona el CONICET y las diversas Universidades de la región. Y, en tercer lugar, la divulgación de los saberes en el contexto de los espacios académicos, que permitirá que la sociedad sea consciente del poco aprovechamiento actual de algunas riquezas naturales de nuestro país.
 
Por el lado del CONICET Tucumán, existe un instituto que trabaja fervientemente hace un tiempo en investigar las ventajas y virtudes del Chilto. Se trata del Instituto de Bioprospección y Fisiología Vegetal (INBIOFIV, CONICET-UNT). Allí, su directora, la doctora María Inés Isla, dirige un amplio equipo de trabajo –investigadores y becarios- que buscan promover el desarrollo de esta especie a través del fortalecimiento de un eje que ella considera fundamental: el de la divulgación. Es decir, la descripción por medio de talleres y seminarios realizados en la región del NOA sobre las propiedades y los alcances del fruto.
 
Finalmente, para contextualizar, el Chilto es una especie originaria de las Yungas de Tucumán, Jujuy y Salta. Pero no menos importante es mencionar el abanico innumerable de beneficios que tiene consumir el fruto y sus derivados. Se caracteriza porque tiene un alto contenido de compuestos fenólicos que protegen a las biomoléculas de la oxidación. Asimismo, posee diversas propiedades antiinflamatorias e inhibe enzimas que participan en el metabolismo de las grasas y de los carbohidratos. También, es una fuente de vitaminas C y carotenoides, tiene un alto contenido en fibras y es bajo en grasas y azúcares.
Finalmente, cabe destacar que aporta minerales tales como: fósforo, hierro y potasio.
 
Datos útiles y consideraciones sobre el fruto
¿Qué es?
El Chilto (Solanum betaceum), también llamado tomate de árbol, es una especie originaria de América del sur, domesticada y cultivada por las poblaciones originarias. El fruto es muy apreciado por sus colores, textura y su sabor agridulce único y refrescante.
 
Países como Colombia, Ecuador y Nueva Zelanda ya poseen producciones comerciales, marcando tendencia en el mercado mundial.
 
En Argentina se lo puede localizar en la región de las Yungas, comprendida por las provincias de Jujuy, Salta y Tucumán. Las comunidades campesinas del departamento de Valle Grande (Jujuy), son las que más promueven el desarrollo de este fruto, por su gran arraigo cultural.
 
Uso y consumo
El Chilto tiene una cáscara fina, lisa y de sabor amargo, que debe retirarse para consumirlo fresco. Algunos frutos presentan unas pequeñas concreciones, muy duras, que se retiran una vez cortado.
 
Se consume como fruto fresco o en ensaladas como acompañamiento de carnes y pescados. También es un insumo básico en la industria de jugos, compotas, salsas, chutneys, helados, conservas, mermeladas y puré o pulpa congelada.
 
Propiedades medicinales
Su uso es apropiado para combatir anginas, gripes y disfunciones hepáticas.
En frutoterapia, el Chilto fortalece al cerebro, y contribuye a curar cefaleas severas. También, tiene sustancias que bajan la tensión arterial y los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre.
 
Datos nutricionales
Es una excelente fuente de vitaminas (A, B1, C y E), minerales (Ca, P, Fe y K) y compuestos antioxidantes. Además, es bajo en grasas saturadas, sal y azúcares y alto en el contenido de fibra. Tiene oligoelementos importantes para la salud (Cu y Mn)
 

Prensa - CCT CONICET Tucumán





Crisóstomo Alvarez 722 / San Miguel de Tucumán (4000) // Tucumán - Argentina
Tel.(0381) 422-8052 / (0381) 431-2745 / (0381) 431-3740
CONICET TUCUMAN